5 consejos para volver a tu rutina deportiva

5 consejos para volver a tu rutina deportiva

Después del verano, con el calor y los días de descanso, queremos volver a ponernos en marcha. Septiembre marca el mes de los inicios, de volver a los estudios, al trabajo y a la rutina. Uno de nuestros objetivos es ponernos en marcha y retomar el ejercicio. Si llevas mucho tiempo y no sabes cómo empezar, te damos 5 consejos para ponerte en forma.

 

1.    Organiza tu rutina deportiva semanal

El propio nombre rutina lo dice todo, se trata de marcarse un hábito saludable que se transforme en rutina. Por eso es muy importante que organices tu tiempo para dedicar una parte a la semana para hacer ejercicio. Media hora cada día, una hora tres veces a la semana… tienes en tus manos la decisión de organizarte a tu manera y como mejor te vaya. Incluso hacer prueba y error para descubrir qué es lo que mejor te sienta, si un poco de ejercicio todos los días o sesiones alternas intensas.

Una vez tienes un calendario en el que has decidido el tiempo y días que harás deporte a la semana, respétalo. La mejor manera de convertir un hábito en rutina es a base de repetición.

3.	Márcate pequeños retos o desafíos

2.    Ponte objetivos realistas

Si llevas mucho tiempo sin hacer deporte, no intentes empezar el primer día corriendo 15 kilómetros. No sería un objetivo realista y cuando ves que no lo consigues, te desanimas y es más fácil tirar la toalla.

Pies en el suelo, primero piensa cuál es tu gran objetivo. Si por ejemplo es correr 10 kilómetros, divide este gran objetivo en varios pequeños para que te ayuden a sentir que avanzas a medida que los superas. Además, cuando practicas running es importante cuidarse: Te contamos en otro artículo cómo empezar en este deporte.

Volviendo a la idea de plantearte un objetivo realista, te recomendamos que empieces con calma. Es mejor que subas la intensidad de tu actividad física paulatinamente para ir ganando flexibilidad, resistencia y fuerza en lugar de exigirnos llegar a un mínimo inasumible. 

 

3.    Márcate pequeños retos o desafíos

Hacer siempre lo mismo es agotador. Cada vez que hagas ejercicio, intenta mejorarlo ya sea añadiendo unos movimientos extras, haciendo un ejercicio de más o batiendo tu propio récord. Algunos ejemplos que podrían ayudarte: si te cuesta mucho hacer flexiones, intenta hacer una más que el día anterior. Si lo tuyo es ir en bici, intenta alargar la distancia recorrida. Si sales a correr, desafíate a recorrer la distancia en menos tiempo. Rétate a mejorar.

4.    Calentamiento, estiramientos y descanso

Este consejo te va a venir muy bien para que tu cuerpo tenga una buena recuperación después de practicar ejercicio. En toda sesión de deporte es muy importante que haya una fase de calentamiento al inicio de la actividad y una fase de estiramientos al terminar.

El calentamiento son una serie de movimientos que preparan a nuestros músculos y articulaciones previamente. Están destinados a aumentar la temperatura de nuestro cuerpo y la circulación. De esta manera nuestros músculos empiezan a entrar en calor y las articulaciones se aflojan. Realizar un calentamiento de entre 10 y 20 minutos al principio ayuda a prevenir lesiones.

Los estiramientos al terminar el ejercicio tienen el objetivo de relajar el músculo de su contracción y que el oxígeno se reparta bien por todo nuestro cuerpo. También ayudan a mejorar nuestra flexibilidad y son necesarios para prevenir lesiones posteriores cuando empezamos la inactividad. Además, nos ayudará a recuperarnos antes del esfuerzo.

5.    El descanso por el esfuerzo

No todos los días podremos dar el 100% y no pasa nada. Si un día estás al 20%, sin problemas, ese día se da un 20% de la mejor manera posible. La calidad del ejercicio es más importante que la cantidad. Nuestra recomendación es que escuches a tu cuerpo y comprendas que volver a la rutina deportiva requiere constancia. No pasa nada si un día bajamos la intensidad. Tu cuerpo lo agradecerá y al día siguiente dará más de sí.

Para poder dar lo mejor de nosotros mismos y ser nuestra mejor versión es importante respetar el descanso. Empieza haciendo ejercicio e intercálalo con días de descanso. Dale a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarse. Ya verás que tu rendimiento se ve mejorado y te motivará a seguir haciendo deporte.

 

Si en tu día a día te cuesta ir al gimnasio o hacer deporte en general, no te preocupes, hay actividades que puedes realizar para ejercitarte y que forme parte de tu rutina diaria. En este artículo te damos algunos trucos para hacer ejercicio diario sin darte cuenta.

Latest news