¿Qué es la dieta flexitariana? 🤔 | Galletas Gullón 🍪

¿Qué es la dieta flexitariana?

El consumo alimentario a nivel mundial ha cambiado. Muchos de los alimentos que tradicionalmente eran aceptados por la mayoría, han visto alterado su consumo. Un gran ejemplo de ello es la carne y otros productos de origen animal. El vegetarianismo es una corriente alimentaria al alza. Más de 1/5 parte de la población se considera vegetariana, pero no todas las personas están dispuestas o son capaces de renunciar a la carne de forma permanente. Para estas personas, la dieta flexitariana es la solución que están buscando.

Flexitarianismo, nueva tendencia

La dieta flexitariana engloba aquellas personas que generalmente consumen una dieta vegetariana pero que ocasionalmente, comen carne o pescado. En concreto, aquellos que comen carne más de 1 vez al mes, pero menos de 1 vez a la semana.

Además, prioriza el consumo abundante de productos vegetales como las verduras, frutas, hortalizas y legumbres.

De los términos “flexible” y “vegetariana”, el diccionario de Oxford reconoció en 2014 la palabra con la que se denomina esta preferencia alimentaria. La búsqueda de la palabra “flexitarianismo” en Google han crecido de forma considerable en los últimos 5 años, demostrando que las personas cada vez tenemos un mayor interés en adoptar dietas sin o con un menor consumo de carne.

Y como el vegetarianismo es un modelo alimentario ampliamente asentado, la venta y consumo de productos veganos o vegetarianos también lo es. Este tipo de productos también facilitan las decisiones de los flexitarianos, ya que disponen de una mayor oferta de productos sin carne.

En el mercado encontramos miles de productos que se denominan aptos para vegetarianos. A veces, nos puede parecer muy básico que un producto como, por ejemplo, unas galletas sean vegetarianas.

Sin embargo, algunos fabricantes utilizan grasas de origen animal. Por eso, un distintivo en el envase como el de las galletas Digestive avena choco Bio Organic puede ser la salvación para aquellos que busquen unas galletas sin grasas animales y quieran estar seguros de que pueden comerlo.

¿Por qué nos pasamos al flexitarianismo?

Hay muchos motivos por los que la gente decide cambiar su manera de alimentarse:

  • Religión
  • Económicos
  • Éticos
  • Medioambientales
  • Salud

Los dos primeros tradicionalmente tenían más importancia, pero los demás han dado un paso al frente. Las personas vegetarianas y veganas abogan más por los primeros y los segundos. Pero los flexitarianos, se deciden principalmente por motivos medioambientales y sobre todo, de salud.

  • Por sostenibilidad

La preocupación por el medio ambiente ha conseguido que muchos de nosotros nos replanteemos el consumo de carne y pescado.

El modelo de alimentación actual no es sostenible, y las principales autoridades científicas ya han alertado de que necesitamos hacer un cambio en nuestra alimentación, adoptando una dieta sostenible por el planeta y por nosotros mismos.

Si reducimos el consumo de carne sin abandonarlo del todo, como en la dieta flexitariana, se podrá conseguir un impacto positivo en nuestro planeta.

Iniciativas como la del “lunes sin carne” lanzada por The Monday Campaigns en 2003 y seguida por cientos de personajes famosos ya intentaron animar a la gente a disminuir su consumo de carne.

La Universidad de Oxford estima que, si toda la población mundial adoptamos una dieta basada principalmente en productos vegetales y menos carne, como la flexitariana, se podrían salvar más de 8 millones de vidas de aquí a 2050.

Además, podríamos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero 2/3 partes, con un ahorro de 1,5 millones de dólares a nivel de medioambiente y también de salud.

  • Efectos sobre la salud y la composición corporal

Para muchas personas, el principal motivo para pasarse al flexitarianismo es mejorar salud y/o su apariencia física.

Aunque principalmente las mujeres son las más interesadas, este modelo alimentario es seguido por todo tipo de personas (hombres, mujeres, adultos mayores, deportistas, etc.).

Esta dieta ha demostrado efectos positivos en la pérdida de peso y en la prevención de enfermedades como la diabetes, la obesidad, la hipertensión y la dislipemia.

Establecer esta dieta a medio-largo plazo implica una mayor saciedad, además de una reducción de nuestra ingesta de calorías y un aumento del gasto calórico total.

En cuanto a la apariencia física, este tipo de dieta es útil para reducir el porcentaje de grasa corporal.

Las dietas flexitarianas pueden ser más efectivas para perder grasa corporal que aquellas ricas en alimentos de origen animal y bajas en carbohidratos. El motivo es que estas últimas reducen el aporte de carbohidratos a partir de alimentos beneficiosos para la salud como legumbres, frutas o cereales integrales.

Hay que dejar claro que aunque se pierden kilos, no es lo mismo perder peso que perder grasa corporal.

Por el contrario, las dietas basadas en alimentos vegetales suelen ser algo más ricas en carbohidratos, pero también tienen un menor aporte de grasas, clave para la pérdida de masa grasa.

Conclusiones sobre la dieta flexitariana

La dieta flexitariana es una buena alternativa para aquellos que no quieren abandonar el consumo total de carne, pero desean satisfacer sus inquietudes relacionadas con el medioambiente y la salud.

Esta dieta se presenta como una de las alternativas para salvar al planeta.

Permite adaptarse de forma más fácil que una dieta vegetariana más estricta, proporcionando una mayor adherencia, genera una reducción en el impacto medioambiental importante.

Si deseas disminuir tu consumo de carne, ya sea por mejorar tu salud o por el bienestar del planeta, ¡esta dieta puede ser una buena alternativa para ti!