¿Por qué es tan importante tener una buena comunicación con los hijos?

Mantener una relación de confianza con un hijo es fundamental, le permite poder expresarse con tranquilidad y sentirse más valorado y seguro. Aunque cada hijo es distinto, una buena comunicación con ellos es básica para fortalecer el vínculo padres-hijo. Pero ¿por qué es tan importante? Y, sobre todo, ¿cómo podemos mejorarlo? ¡Veámoslo!

Tener una buena comunicación con papá y mamá, ¿en qué les ayuda?

Una relación cercana y sincera con los hijos puede ayudarles a:

  • Mejorar el desarrollo afectivo y social de los niños.
  • Fortalece el vínculo entre papás e hijos.
  • Le ayuda a sentirse mejor y puede aumentar su autoestima.
  • Si las cosas en casa van bien, es más fácil que vayan bien en la escuela y con los amigos.

 ¿Cómo podéis mejorar la comunicación con vuestros hijos?

Te presentamos una serie de consejos que pueden ayudarte a mejorar la comunicación con tus hijos:

Crea un buen ambiente

Es súper importante que tu hijo se sienta cómodo para que pueda soltarse contigo. Si cree que sus padres le van a juzgar antes de hora o reñir, probablemente no va a abrirse con facilidad. ¿Cómo puedes conseguir un ambiente de confianza con tu hijo? Haz que se sienta escuchado y a gusto con la conversación.

Intenta conectar con él o ella

Conectar con tu hijo es una de las claves del éxito. Busca aficiones en común que os acerquen, realiza alguna escapada en familia a la montaña, a la playa, da igual, lo realmente importante es estar juntos. Que vea que sus padres dedican tiempo de su día a día a las cosas que a él le gustan. Además, durante estas actividades podréis aprovechar para hablar y compartir momentos. ¡Cualquier excusa es buena para disfrutar de él!

Aprovecha las comidas en familia

¿Qué mejor momento para hablar con él que compartiendo una comida todos juntos? Todos deberíamos, por lo menos una vez al día, comer con los nuestros. Es una forma genial de pasar un buen rato en familia y, en especial, es perfecto para compartir cómo ha ido el día. Pregúntale por el colegio, por las actividades extraescolares que ha hecho hoy, por sus amigos, etc.

Muestra interés por lo que te cuenten

Es fundamental que tu hijo sienta que te interesas por sus vivencias y por sus problemas, por pequeños que sean. Para una correcta comunicación es esencial saber escuchar, de este modo conseguirás que tu hijo se sienta comprendido y puede ganar autoestima.

Deja que te cuente lo que él quiera

Está claro que todos, pequeños y grandes, tenemos nuestros temas más privados, más nuestros, esas cositas que compartimos únicamente con determinadas personas. ¡Respétalo, no le presiones! Deja que hable contigo de lo que le hace sentir más cómodo. Probablemente si tu hijo empieza contándote pequeñas cosas de su día a día y se siente escuchado, le felicitan, le dan consejos, o incluso comparten experiencias similares con él o ella, poco a poco va a empezar a ampliar su abanico de conversaciones.

Si te pide consejo, intenta dárselo siempre de forma positiva

Es recomendable que cuando le des algún consejo a tu hijo intentes hacerlo siempre de forma positiva y que, anteriormente, te hayas puesto en su lugar para entender qué le pasa y por qué se siente así.

Confía en ellos tu también

Siempre que sea posible, demuéstrale que tú también confías en ellos. ¿Cómo puedes hacerlo? Muy sencillo. Cuéntales las cosas que pasan en la familia (hasta dónde pueda saber por su edad) y déjale participar en algunas de las decisiones.

Deja los tabús a un lado

Llega un momento en la vida de un hijo en que determinadas preguntas empiezan a surgir. Debes hablar abiertamente con él. Si tú te sientes cómodo, lo más seguro es que le transmitas seguridad y él también se sienta a gusto hablando contigo incluso de temas que pueden darle vergüenza. No te angusties por cómo y qué decir. ¡Naturalidad ante todo!

Con estos consejos, ¡seguro que la comunicación con tu hijo será fantástica!

Últimos artículos