La Moda Sostenible: Slow fashion

La slow fashion, también conocida como «moda sostenible«, es un concepto que está vinculado a un nuevo estilo de pensamiento en el ámbito de la moda. Podríamos decir que más que una tendencia de moda es un cambio de hacia un nuevo estilo de vida.  

Cada año la mayoría de los consumidores adquieren ropa sin darse cuenta de que gran parte es desechada sin finalizar su posibilidad de uso. En este post hablaremos un poco acerca de esta y los beneficios que esto tiene sobre el planeta y nuestro medioambiente.  

¿Qué es el slow fashion o la “moda lenta”? 

El objetivo de la moda lenta es crear conciencia en el consumidor acerca de la producción sostenible de las prendas y complementos de vestir. Apareció en contraposición a la “fast fashion, o “moda rápida”, que utiliza modelos de producción masivos que han hecho de la moda la segunda industria contaminante. 

Cobra importancia la desaceleración en los procesos de creación de la ropaY en ese objetivo se incluye la necesidad de que la elaboración y la debe ser respetuosa con el medio ambiente. Asimismo, los materiales que se vayan a emplear deben ser 100% naturales u orgánicos, perdurables y sostenibles en el tiempo. 

Otro de sus objetivos es tener una conciencia socialmente responsable.  

En resumenes consumir ropa sostenible creada bajo condiciones óptimas para los trabajadores, evitando la explotación del personal. 

Slow fashion vs Fast fashion 

La diferencia entre ambas propuestas es inmensa. Veamos las diferencias: 

  • El concepto del tiempo y los procesos de calidadEl slow fashion invita a desacelerar el consumo de ropa otorgándole valor a la calidad en lugar de a la cantidad, mientras que la moda rápida apunta a una cultura de consumo desenfrenado. 
  • La industria de la creación de prendasEl bajo consumo que propone la versión sostenible permite que la industria se vuelva más respetuosa con el medio ambiente. Consiguiendo inclusive controlar cada etapa del proceso para optimizar los recursos naturales y humanos. 
  • El consumidor forma parte del cambio. La moda lenta invita a que el consumidor observe desde otra perspectiva las prendas a la hora de comprarlas. Deben formar parte de un cambio que apunta hacia un futuro más ecológico y responsable. 
  • Look personalizado. En este tipo de diseños se producen muy pocos modelos de cada colección, la exclusividad se protagonista de tu armario. Ya no tendrás que preocuparte nunca más por llevar la misma prenda que tu amiga. 

¿Cuáles son sus beneficios de unirte al slow fashion? 

Existen muchos beneficios o aspectos positivos para incluir en tu armario prendas que respeten esta conciencia social. 

  • Beneficios para la salud de los consumidores. Al ser prendas fabricadas con materiales libres de sustancias tóxicas, o químicos peligrososnos previene de irritaciones en la piel y alergias. 
  • Control de la huella hídrica. Durante la fabricación tradicional se emplean grandes cantidades de agua. Para que tengas una idea, una prenda de algodón de 250 gramos de peso, puede requerir hasta 3 litros de agua para su confección. Los procesos sostenibles contribuyen al ahorro de agua y a disminuir la huella de carbono. 
  • Calidad y durabilidad de las prendas. Otro factor importante dentro de las opciones de fabricación ecológica es que las prendas están diseñadas para ser de gran durabilidad. Una filosofía totalmente contrapuesta a la que propone la ropa low cost “que tiene como objetivo “usar y tirar. 
  • Reutilización. Reutilizar y reciclar la ropa usada permite ahorrar una gran cantidad de recursos medioambientales. También puedes reutilizar envases, productos…si quieres ideas de reutilización para realizar con tus niños puedes mirar nuestro artículo. 
  • Alargar la vida de las prendas. En épocas pasadas era natural que cada persona confeccionará su propia ropa. Esta tradición fue desapareciendo con la ropa low cost y el consumo compulsivo. Algunas habilidades como el arreglar tu propia ropa pueden ser retomadas con el objetivo de alargar la vida útil de las prendas.  
  • Comercio equitativo. La moda de comercio justo antepone las prioridades de las personas antes que la rentabilidad. Su finalidad es la empoderar y otorgar valor a los artesanos locales quienes fabrican productos a través de métodos milenarios. 

Todos estos beneficios están bajo una mirada ética y responsable, porque no sólo consideran el impacto sobre el medio ambiente, sino también el impacto humano generado. Si quieres conocer cómo ayudar a la sostenibilidad te aconsejamos que leas este artículo. 

¿Cómo contribuir como consumidores? 

Si quieres contribuir como consumidor, puedes comenzar por aplicar los siguientes hábitos: 

  • Observar la etiqueta de la ropa en busca del material con el que están fabricadas. Los más recomendables en este caso son el algodón orgánico, cáñamo o tejidos elaborados a partir de plástico recogido del mar.  
  • Evita el poliéster o cualquier otro material que tarde muchos años en degradarse. 
  • Adquiere prendas de organizaciones que elaboren pocas cantidades. 
  • Evita llenar tu armario con prendas que vayas a utilizar poco o sean innecesarias. No compres de manera compulsiva. 
  • Intercambia tu ropa con otra persona. También, piensa en repararla o donarla. 

 

Como ves existen muchas alternativas para ayudar a frenar la destrucción del medioambiente. Decidirte por opciones más ecológicas está al alcance de tus manos, y es más simple de lo que parece.