Gluten, celiaquía e intolerancia al gluten no celiaca

Gluten, celiaquía e intolerancia al gluten no celiaca

El día 27 de mayo se celebra el día nacional del celíaco. La celiaquía es una enfermedad provocada por una reacción adversa al gluten. Esta no debe confundirse con la intolerancia al gluten no celiaca o la alergia al trigo. Estas tres enfermedades, aunque suelen confundirse con frecuencia, tienen mecanismos muy distintos. En este artículo te contamos más sobre ellas y cómo realizar una dieta sin gluten correctamente.

Gluten

El gluten es una proteína compuesta por 2 proteínas, la glutenina y la gliadina. Este está presente en algunos cereales como el trigo, la cebada, la espelta y el kamut y sus derivados. La avena, aunque de forma natural no contiene gluten, suele estar contaminada debido a la producción, por eso es necesario comprobar su certificación.

El gluten tiene una textura y elasticidad característica, que permite que el pan esté esponjoso y la miga tenga alvéolos. Es por eso por lo que la mayoría de los productos de panadería elaborados con cereales sin gluten resultan un poco más apelmazados.

El gluten, además de encontrarse en alimentos con cereales que lo contienen, en la industria alimentaria a veces se añade para aportar textura a preparados como salsa o cremas. Por eso es muy importante saber que nos dicen las etiquetas de los alimentos.

Celiaquía

La celiaquía es una enfermedad autoinmune, en la que el propio sistema inmunitario reacciona desproporcionadamente, rechazando el gluten ya que lo reconoce como una molécula extraña. El sistema inmune desarrolla anticuerpos para eliminar el gluten del organismo.  Es por eso por lo que el principal tratamiento para la celiaquía es la eliminación del gluten de la dieta.

Las personas que padecen celiaquía, al ingerir productos con gluten desarrollan daño intestinal. En la mayoría de los casos, el daño intestinal es reversible, ya que con este aparece la sintomatología. La aparición de la sintomatología es una forma que tiene el cuerpo de avisar de que algo no va bien, y en este momento, habitualmente se retira el gluten. En general el daño intestinal se revierte con la eliminación del gluten excepto en aquellos casos en que el daño ha llegado a niveles muy elevados, que se vuelve irreversible. Esta última situación se da muy pocas veces, ya que las personas celíacas mejoran mucho con la eliminación del gluten de la dieta. Por el contrario, en algunos casos, la patología no produce síntomas, lo que no significa que no se esté produciendo daño intestinal. Este tipo de personas no suele ser tan estrictas con la dieta y, es en estos casos que el daño intestinal se vuelve irreversible con mayor facilidad.

Los síntomas principales de la celiaquía son gastrointestinales como por ejemplo dolor abdominal, diarrea, grasa en las heces, hinchazón, gases y sensación de indigestión acompañados de otros síntomas como pérdida de peso, anemia, dolor osteoarticular y cambio de carácter.

Intolerancia al gluten no celiaca

La intolerancia al gluten es una enfermedad en que se produce una reacción adversa ante la ingestión del gluten, pero a diferencia de la celiaquía, esta no está mediada por el sistema inmunitario. Al no poder obtener resultados en el análisis, resulta muy difícil de valorar. Habitualmente se diagnostica por una mejora con la exclusión del gluten de la dieta y marcadores negativos para la enfermedad celiaca.

En este caso el tratamiento es el mismo que en la celiaquía, una dieta de eliminación del gluten.

Alergia al trigo

La alergia al trigo se da por una reacción de hipersensibilidad hacia proteínas del trigo. Aunque muchas veces la alergia al trigo se confunde con la celiaquía, no es el gluten quien provoca la reacción adversa. Por tanto, no debería haber ningún problema al consumir otro tipo de cereales con gluten siempre que no estén contaminados por trigo.

La sintomatología generalmente suele incluir hinchazón y picor en la lengua, labios y garganta, urticaria, jaquecas, anafilaxia y síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea

En este caso el principal tratamiento es la eliminación del trigo de la dieta, incluyendo sus derivados y productos que puedan estar contaminados.

Dieta de eliminación del gluten

Para las 3 enfermedades mencionadas no existe tratamiento farmacológico. La única forma de evitar los efectos adversos es evitar la ingesta de cereales con gluten o productos que puedan estar contaminados.

En el etiquetado alimentario debe estar resaltado siempre cualquier alimento que contenga gluten, y en el caso de que el alimento o producto pueda estar contaminado, también debe estar especificado. En ocasiones, hay productos que de forma natural no contienen gluten, pero que debido a la producción pueden haberse contaminado.

¿Qué te parecen unas recetas sin gluten fáciles y sencillas? También puedes disfrutar de la gama de galletas sin gluten de Gullón.

Últimos artículos