10 Planes para escaparte a Castilla y León

La comunidad de Castilla y León nos ofrece un enorme abanico de posibilidades para planificar una escapada solo o en familia. Puedes encontrar pueblos y sitios de interés que se han anclado en el tiempo, sitios rodeados de naturaleza, con atractivos culturales y… ¡acompañados de una variada gastronomía! Cualquiera de sus parajes es ideal para planear una escapada única en cualquier época del año. Vamos a proponerte 10 planes para realizar pequeñas “huidas” de nuestro ruidoso día a día. Te enumeramos algunos de los parajes que hay que ver en esta basta región.

 

1. Aguilar de Campoo, Palencia

Amplía gastronomía, rutas de senderismo, visitas a palacios, restos románicos y medievales, así como un turismo activo basado en deportes acuáticos practicados en un pantano junto al pueblo, son algunas de las principales cosas que se pueden hacer y ver en Aguilar de Campoo. Alfonso X El Sabio, estando de visita en la localidad, decidió nombrarla Villa Realenga, ocupando una posición de relevancia en la Corona de Castilla.

Este museo vivo da la bienvenida al visitante con olor a galletas pues, en la década de los sesenta, nueve de cada diez galletas consumidas en España salían de alguna de sus fábricas. Actualmente, todavía podrás encontrarás la fábrica de Galletas Gullón fundada en 1982.

Destacan su itinerario del románico con la colegiata de San Miguel, del siglo XIV, el monasterio de Santa María la Real y la ermita de Santa Cecilia, con su carismática torre.

 

2. Las Médulas, León

Las Médulas, y su parque natural, son buena muestra del paso de los romanos por España. El mayor interés de este paraje es su espectacular paisaje, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Las Médulas es el resultado de la explotación minera de oro en la época romana. Aunque, la razón por la que a este paisaje se volvió de interés no sea actualmente aceptable, hoy en día se nos muestra como un precioso valle salpicado por montes de arena rojiza, castaños y robles.

 

No tenemos ninguna excusa para no visitarlo, ya que, hay rutas para todos los gustos y forma física. La ruta más corta, y fácil, es la que se realiza por el sendero de Las Valiñas. Este sendero conduce a dos enormes cuevas que nos permiten apreciar mejor las dimensiones de las obras de extracción de los romanos.

3. Babia, León

Estar en Babia ya es de por sí una forma de emplear tu tiempo en esta comarca al norte de la provincia de León, en el límite con Asturias. Esta tierra es el corazón minero del Valle de Laciana y una joya de los valles de los Ancares Leoneses.

En el 2004 fue nombrada reserva de la Biosfera, desde 2004. En esta zona se encuentran los ríos Sil y Luna.

Es cautivador hacer una escapada a esta zona independientemente de la temporada del año. Podemos disfrutar de sus montañas nevadas, del verde de la naturaleza al caminar por los senderos en flor, o de un refrescante chapuzón en cualquiera de sus ríos. Pero, sin duda, la mejor temporada para visitarla es el otoño cuando se cubre el valle de belleza y nostalgia.

A pesar de la creencia de que el motivo que originó la expresión «estar en Babia» era que en la Edad Media los reyes de León escogían este lugar para su reposo, realmente, no existe ninguna prueba o evidencia que sustente este hecho. No obstante, la expresión «estar en Babia» define a cualquier persona distraída o ausente.

 

4. El zoo de las eras de las aves de Fresno el Viejo, Valladolid

La localidad del Fresno alberga desde el 2011 un pequeño zoológico donde la mayoría de los animales son mascotas abandonadas, o animales recogidos tras un accidente. Pero no es un zoológico común, en “La Era de las Aves” apuestan por la educación ambiental y la conservación de los animales, por eso, desarrollan distintas actividades educativas durante todo el año.

Una iniciativa que surgió de la mano de Enrique Marcos, que a lo largo de toda su vida ha ido adquiriendo animales, sobre todo aves, hasta que decidió acondicionar un recinto idóneo para tener estos animales abandonados o heridos. Cotorras, guacamayos, lechuzas, iguanas, zorros, canguros, burros… Así, hasta más 400 animales, que se pueden contemplar a través de visitas guiadas donde aprender la historia de cada uno de ellos.

 

5. El Chorro de Navafría, Segovia

Si quieres relajarte bajo el canto del agua, merece la pena una excursión a este lugar paradisiaco en la Sierra de Guadarrama. Encontrarás uno de los bosques con mayores extensiones de pino silvestre de Europa.

Una vez que estes inmerso en su naturaleza, párate para hacer una pequeña excursión en busca de El Chorro, pero ¿Qué ver? El Chorro, situado en Navafría, es una espectacular cascada de alrededor de 20 metros de altura. A través de una escalera lateral se puede acceder hasta la parte alta de la cascada, y bajo ella una pequeña poza donde las aguas descansan hasta llegar al río Cega.

Un entorno que vale la pena visitar en familia porque podrás encontrar piscinas artificiales y actividades para los más pequeños.

 

6.  Castillo de Puebla de Sanabria, Zamora

Si quieres rememorar el Medievo, merece la pena recorrer el suelo empedrado de este pueblo con encanto. Los edificios de esta villa sanabresa de piedras rocosas, jalonados por amplias balconadas inundadas de flores, tienen unas vistas panorámicas que nos invitan a todos sus alrededores.

Y en lo más alto, en perfecto estado, un castillo de obligada visita y que hará las delicias de grandes y pequeños. Los Condes de Benavente construyeron esta edificación a mediados del siglo XV gracias a su posición privilegiada. Un castillo fortaleza con una torre central y con diferentes salas que te ayudan a conocer la rica historia patrimonial, faunística y etnográfica de estos parajes sanabreses.

 

7. Calatañazor, Soria

Nos encontramos ante uno de los pueblos más bellos de Castilla y León. Esta bella localidad soriana de poco más de cincuenta habitantes permanece arropada entre riscos. Anclada en la Edad Media, los muros y torres del viejo fortín hacen repicar el sonido del vuelo de los buitres. Y, de ese aleteo de las plumas de los buitres, proviene el nombre de este pueblo, que vendría a significar algo así como «castillo de los buitres».

Dicen que en Calatañazor perdió “Almanzor el tambor” y, es que, en el año 1002, Almanzor el gran caudillo de los árabes, perdió una batalla que desequilibraría la balanza y llevaría hasta el principio del fin del islam en la Península Ibérica.

Alzada sobre una roca que domina la vega del río Abión, se encuentra rodeado de un privilegiado entorno natural donde merece especial atención el espeso sabinar.

 

8. Garganta de Valdeascas, Ávila

Si nos adentramos en la provincia de Ávila podremos comenzar una de las más emblemáticas de Navarredonda. En concreto, hablamos de la ruta circular de la Garganta de Valdeascas.

A lo largo del camino, uno no puede dejar de disfrutar de los preciosos canchales, donde discurre el agua cristalina. La garganta de Valdeascas toma su caudal de la fuente del Charco y de los torrentes de los Horcos. Es un paraje espectacular donde el protagonista es el agua que cae formando cascadas e increíbles pozas.

 

9. Vivar del Cid, Burgos

Según el Cantar, el Cid salió de Vivar para el destierro «con lágrimas en los ojos» y bajo la orden real de abandonar Castilla en nueve días.

Las calles de Vivar se encuentran en el valle del río Ubierna, un río pequeño pero decisivo para la vida de sus pobladores medievales. Junto a su cauce se construyeron algunos molinos harineros que se cree pertenecieron a la familia de Rodrigo. Tras dejar atrás Vivar, el camino del Cid pasa por Quintanilla Vivar, Villatoro, y se va adentrando en Burgos. Esta propuesta une mito y realidad al hacernos viajar por la Edad Media a manos del Cantar del mio Cid.

 

10. El acueducto de Segovia

Segovia es Patrimonio de la Humanidad, y si en parte ha conseguido este galardón, es gracias a su acueducto romano. Este emblema de la ciudad y es uno de los imprescindibles de Castilla y León. Se construyó a inicios del siglo II d.C, para traer el agua desde el manantial de Fuenfría hasta la ciudad. Esta imponente construcción tiene se enclava en una ciudad donde también se puede admirar otros soberbios monumentos como el Alcázar, las murallas y la catedral gótica del siglo XVI. Una ciudad que apuesta por sensibilizar sobre formas de vida más sostenibles, bajo el respeto al patrimonio natural de toda la región.

 

Como has visto, existes múltiples parajes y lugares de interés para ver en Castilla y León. Desde ciudades, o pueblos, con encanto como Ávila o Salamanca, pasando por bellos parajes naturales como los miradores de Arribes del Duero, las cascadas de Burgos, sin olvidar el Cañón de Río Lobos. No te aburrirás en estas tierras, ¡Te esperamos!

Review 10 Planes para escaparte a Castilla y León.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Se debe poner una puntuación

Comentar