LOS MEJORES BESOS DE LA HISTORIA DEL ARTE

Los mejores besos de la historia del arte han sido retratados en obras que van desde la pintura hasta la fotografía, y han capturado la emoción y el sentimiento del amor y la pasión. Desde el beso apasionado entre los amantes de Toulouse-Lautrec hasta la enigmática escena de René Magritte, estos besos han dejado una huella duradera en la historia del arte. A través de su representación artística, los artistas han sido capaces de capturar la intensidad y la belleza del amor y el deseo, y han creado algunas de las obras más icónicas y emocionales de todos los tiempos.

1. Pigmalion y Galatea, pintura de Jean Léon Gerome

Data de 1890 y en esta obra de Jean Léon Gerome hay un momento clave de abrazo y el primer beso entre el escultor y su obra maestra. El deseo queda reflejado cuando la escultura parece cobrar vida a la hora de dar un beso.

2. El beso: de Gustav Klimt

Es uno de los besos más famosos de la historia y lo podemos ver a través de un cuadro de óleo con laminillas de oro y estaño sobre lienzo de 180 x 180 centímetros, realizado entre 1907-08. Este cuadro representa a dos enamorados que están sobre un prado florido. El amarillo es la nota predominante de la obra, donde el hombre lleva una túnica con rectángulos en blanco y negro irregulares, y la mujer un vestido ajustado estampado con flores como redondas o motivos ovalados sobre un fondo de líneas onduladas paralelas.

3. The Kiss de Man Ray

Es una de las fotografías más conocidas y tentadoras del arte. Su fecha es de 1930 y la encontramos en blanco y negro. Vemos como es un beso a punto de ser reproducido porque los labios casi no se tocan. El dadaísmo y el surrealismo inspira muchas de las obras de este autor como The Kiss.

4. El beso de los policías de Banksy

Es una obra mucho más moderna de arte urbano, aunque nadie sabe quién es Banksy. Data del año 2004 y se realizó en un mural como muchos otros que suele hacer el autor en Brighton, Reino Unido. Este mural refleja la imagen de dos oficiales de la policía inglesa que se besan en los labios. Como siempre, las obras del artista están cargadas de denuncia, y en este caso reflejan algunos aspectos de la sociedad actual.

5. Le Baiser del Hôtel de Ville, beso de los enamorados de Robert Doisneau

Es una de las fotografías más representativas para los enamorados. Fue realizada en 1950 y refleja una escena que alguien ve desde la terraza de un café con gente, donde una pareja, con el ayuntamiento de París de fondo, se besa de forma breve. Hay diversas interpretaciones de la imagen, y muchos la consideran como un símbolo de la ciudad de París o una clara oda al romanticismo. La imagen formó parte de un reportaje de la revista Life, donde se ensalzaba el amor en la primavera de París. Esta imagen se hizo popular en los años ochenta al ser reproducida en un cartel por una editorial parisina.

6. Dans le lit de Toulouse Lautrec

El beso o En la cama forma parte es una de las cuatro obras encargadas al famoso artista Toulouse Lautrec, quien retrató como nadie la vida nocturna parisina. Estas pinturas solían decorar el salón principal de algunos prostíbulos de la ciudad francesa, en las que el protagonista es el beso y el autor, a diferencia de otras obras, se centró en lo emocional y sentimental. En el cuadro se puede apreciar a dos personas que se funden en un abrazo amoroso.  

7. Los amantes de René Magritte

No es solamente una de las pinturas más famosas del artista belga, sino que también del movimiento artístico del romanticismo. Esta pintura surrealista fue creada en París en 1928. En ella se representa a dos personas besándose con los rostros cubiertos por telas, por lo que no se pueden ver sus identidades. Aunque hay varios significados, muchos interpretan que se trata de dos amantes cuyo amor es imposible o prohibido. La pintura se puede admirar en el MoMA de Nueva York.

8. El mundo nace en cada beso: fotomosaico de Joan Fontcuberta

«El mundo nace en cada beso» es un fotomosaico creado por el fotógrafo Joan Fontcuberta y el ceramista Antoni Cumella en la plaza de Isidre Nonell, en Barcelona. Esta obra data del año 2014 y fue creada en conmemoración del tricentenario de la derrota catalana en la Guerra de Sucesión Española, que dio origen a la celebración del Día de Cataluña. Aunque en principio se trataba de una instalación efímera, el Ayuntamiento de Barcelona decidió mantenerla de forma permanente. 

¿Cuál es tu beso favorito? Esperamos que te haya gustado el artículo. En primavera cuídate con nuestras dos recomendaciones de lectura: Libros para regalar este año y cenas fáciles de picoteo

¿Te ha gustado este artículo?

Puedes dejarnos tu opinión en un comentario.

Comentar

¡Suscríbete a nuestra
newsletter!

Ofertas exclusivas y todas las novedades directamente en tu email