Actividades relajantes para disminuir el estrés | Galletas Gullón

Actividades relajantes para disminuir el estrés

 

La vida en la actualidad suele incorporar la prisa, los horarios restringidos y una multitud de obligaciones por cumplir a diario. La tensión del cuerpo y la mente hace acto de presencia en la vida de muchas personas para complicar aún más su cotidianidad y limitar el disfrute, por eso proponemos actividades para disminuir el estrés.

En pocas ocasiones, la ansiedad se traduce en problemas de salud de mayor o menor relevancia que pueden afectar a la caída del pelo, a la aparición de eczemas en la piel, a la rigidez muscular y a problemas de memoria o falta de energía.

Además, es posible sufrir consecuencias más graves como desestabilización hormonal, aumento de presión arterial, dolores de cabeza, obesidad, problemas digestivos entre otros ejemplos que de persistir durante mucho tiempo pueden llegar a cronificarse.

Es, por tanto, imprescindible tomar medidas frente a las situaciones estresantes para relajar el cuerpo y proteger la salud. De este modo, es posible enfrentar los problemas cotidianos desde un ángulo más positivo.

 

¿Por qué hacer actividades relajantes ayudará a disminuir el estrés?

La primera ventaja que te ofrecerán estos ejercicios es, sin duda, la sensación de bienestar derivada de la relajación mental y física.

Como consecuencia directa de esta primera ventaja se derivan otras muchas como la toma del control sobre las reacciones de nuestro cuerpo ante las situaciones estresantes. La tensión arterial y muscular se reducen de forma inmediata y conseguimos romper el ciclo de pensamientos tóxicos que incrementan la ansiedad.

La eliminación de esta tensión a través de diversos ejercicios adaptados a las necesidades de cada individuo también consigue aumentar la autoestima y favorece la capacidad de enfrentarse a problemas de diversa índole.

 

Respira profundamente y siente que tu cuerpo se relaja

Puede parecer básico, pero resulta esencial; concentrarse en la relajación muscular y dar al cerebro la orden de que así lo haga es el primer paso para controlar la ansiedad y disminuir el estrés de forma inmediata.

Para llevar a cabo este ejercicio debes:

  1. Encontrar un lugar agradable y tranquilo en el que estés cómodo y no tengas distracciones.
  2. Túmbate cómodamente sobre tu espalda y posiciona el cuerpo lo más recto posible sin perder la postura agradable.
  3. Posiciona tus manos sobre pecho y abdomen para notar cómo ascienden y descienden al entrar y salir el aire.
  4. Inspira despacio y profundamente a través de la nariz y lleva el aire hacia el abdomen.
  5. Retén unos segundos y expira despacio notando cómo se mueve la mano sobre tu barriga mientras la del pecho queda prácticamente inmóvil.

Repite esto durante 3 o 4 minutos cada día y notarás cómo se relajan tus músculos. Si la ansiedad te afecta directamente en la tensión muscular, este ejercicio para relajarse te ayudará. La gran ventaja es que solo te lleva unos minutos y lo puedes repetir tantas veces como necesites.

 

Despeja la mente con actividades en el exterior

Cuando el trabajo en interior o las obligaciones en el hogar se suman para dar pie a situaciones estresantes, la mejor forma de luchar contra la tensión acumulada y relajarse es centrar la atención en despejar la mente cambiando de ambiente y de actividad.

En este caso se trata de salir y hacer algo divertido que no tenga relación con aquello que nos genera el malestar.

Se recomienda de forma especial hacer deportes al aire libre porque la luz natural ayuda al cuerpo y la mente de forma inmediata. Te sentirás mejor, liberarás energía acumulada, te divertirás despejando la mente y podrás disminuir el estrés que llevas por dentro.

Si te gusta montar en bicicleta, correr o patinar serán fórmulas perfectas para salir en solitario y disfrutar de un tiempo privado ocupándote de tu propio bienestar. Si prefieres socializar en un entorno distinto al del trabajo o la familia puedes apostar por deportes de equipo.

 

Aprovecha los beneficios de la naturaleza

El buen tiempo es el momento ideal para aprovechar los aportes de energía y bienestar que es capaz de ofrecer la naturaleza.

Está demostrado que el contacto con espacios verdes reduce la ansiedad y mejora la calidad de vida, de modo que, si tienes la oportunidad de salir al campo con frecuencia pasea entre los árboles, respira el aire puro, escucha el sonido del bosque y libera tu mente del agobio propio de la ciudad.

Es posible que no tengas acceso a una zona natural cercana a tu casa o no tengas facilidad para trasladarte hasta ella, si es así, puedes aprovechar las zonas verdes de la ciudad y salir a pasear entre los árboles de los parques.

 

Cultiva una afición y aprovecha sus beneficios

Una de las claves esenciales para reducir el estrés es poder encontrar un tiempo de liberación en el que te puedas dedicar al disfrute particular. Para ello es recomendable aprovechar bien el tiempo libre y no dedicarlo en exclusiva a no hacer nada o situarse frente a una pantalla para no pensar.

Tu cuerpo y tu mente te agradecerán que los actives de algún modo incluyendo la diversión y el disfrute.

Si tienes algún interés particular como el dibujo, la astronomía, el coleccionismo, el bricolaje o las manualidades, por ejemplo, dedica un espacio de tu tiempo a mejorar, conocer y ampliar tus capacidades en esa disciplina que te interesa.

Todo el tiempo que dediques a ello será una cura para disminuir el estrés acumulado durante las actividades cotidianas más tediosas.  Aprende que ejercicios puedes practicar al aire libre en temporada de invierno