Se acaba el calor: vuelve el running

El verano se está acabando y con la baja de las temperaturas, es momento de volver a mover el cuerpo y volver a nuestras rutinas deportivas. Y el running es una de las actividades más elegidas por quienes buscan estar en óptima forma física y mental. 

¿Cómo empezar a practicar running? Si nunca has practicado esta disciplina, te daremos los consejos que necesitas para lanzarte a comenzar tu entrenamiento running. 

Consejos útiles para la práctica del running 

El running es el término usado en la actualidad para referirse a la carrera continua. En principio, esta disciplina la puede practicar cualquier persona y se suele realizar al aire libre. En los últimos años ha aumentado el número de personas que se ha sumado al running por sus beneficios.  

A la hora de empezar a practicar running conviene seguir una serie de recomendaciones. A continuación, te daremos algunos consejos:  

  • Cuidado con la autoexigencia 

Si no eres de esas personas que salen a correr regularmente, es muy importante no establecer metas exigentes, ya que la inactividad puede jugarnos una mala pasada. Por eso, empieza por recorrer tramos pequeños e incrementa los kilómetros a medida que pasan las semanas. 

Ten presente que una sobreexigencia puede desencadenar lesiones musculares que debes tratar de evitar, por eso procura que los primeros objetivos sean alcanzables, sencillos y motivadores. 

  • Precalentamiento 

Hacer ejercicios de calentamiento es indispensable para la práctica de cualquier deporte, porque es de gran ayuda para evitar lesiones, y el running no es la excepción. Es fundamental que estires bien los músculos durante un mínimo de 10 minutos antes de correr. 

  • Evita el cansancio rápido 

El principal rival a vencer en el running es el cansancio prematuro, sin duda el gran temor de quienes practican este deporte. Afortunadamente, existen varios tips para evitarlo. 

  • Una de las cosas que puedes hacer es acortar la zancada lo que te permitirá ahorrar energía.  
  • Relajar los brazos es otro método vital para coordinar y equilibrar mejor el cuerpo. Debes evitar tensar los hombros y doblar demasiado los codos (el consejo es formar un ángulo lo más cercano a los 90 grados). 
  • Mantener la vista fija en un objetivo frontal, y no hacia los costados, hace que la distancia a recorrer se sienta más corta, promoviendo así una sensación de que estás cerca de la meta.  
  • Es bueno que separes las distancias en partes equitativas, pero cambiando las exigencias. Por ejemplo, en un tramo de 10 kilómetros, puedes dividir en 3 km de trote, 4 km de carrera y los restantes 3 km de vuelta trotar para bajar el ritmo.  

 

  • Correr en compañía o con música 

Salir a correr con un amigo, familiar o en pareja, puede ser de gran ayuda para motivarnos y no abandonar nuestra rutina. También es bueno para distraerse y evitar pensar en el cansancio. Muchos runners optan por acompañar el recorrido con música, que es de gran ayuda para lograr máxima concentración. 

  • Hidratación y alimentación 

Es muy importante mantenerse hidratado durante la práctica de running para evitar mareos. El consejo es beber agua hasta 20 minutos antes de iniciar la carrera y dar algunos sorbos cada cierto tiempo mientras estás corriendo. 

Debes adecuar tu alimentación a las rutinas deportivas que practiques. Puedes leer más en nuestro artículo. 

  • Ropa y calzado 

Por otra parte, tener un calzado muy cómodo, va a influir notablemente en conseguir tus objetivos. Lo mismo sucede con la ropa que elijas. Debe ser liviana, transpirable, cómoda y estar acorde a la temperatura de la estación del año.  

  • Descanso después de practicar running 

Como sucede con la práctica de cualquier deporte, un buen descanso es fundamental alcanzar los objetivos de nuestra rutina deportiva. Debes dedicar un tiempo a la recuperación de tu cuerpo, por lo que al principio es bueno que nuestro cuerpo descanse unos días entre rutina y rutina. 

 

Beneficios del running 

El running es una práctica deportiva que presenta una serie de beneficios muy valiosos para el cuerpo y la mente.  

  • Es una rutina aeróbica que nos permite el control de nuestro peso, ya que incrementa nuestro gasto calórico.  
  • Reduce el riesgo de contraer algunas enfermedades si practicas ejercicio regularmente.  Disminuye la posibilidad de contraer enfermedades como la obesidad, la diabetes o la hipertensión.  
  • Además, salir a correr regularmente, mejora el sistema cardiorrespiratorio. Se va adquiriendo resistencia física, lo que nos ayuda a evitar los típicos ahogos al realizar un esfuerzo físico. 
  • Por otra parte, es de gran ayuda para combatir la ansiedad y el estrés, Se segregan endorfinas que impactan positivamente en la actitud mental y nos ayuda a mejorar la autoestima. Si quieres realizar más actividades para disminuir tu estrés puedes leer nuestro artículo. 
  • El running es una excelente disciplina para tonificar el cuerpo, ya que no solo se fortalecen las piernas, sino que el abdomen, la espalda y los brazos también se verán beneficiados. 
  • Por último, favorece el descanso, ya que es mucho más sencillo conciliar el sueño. 

 

El running es una rutina deportiva que nos ayuda a conseguir unos hábitos de vida saludables. Te permitirá tener más energía, llevar una vida activa y ser más positivos. Cuando te aficiones al running no podrás dejarlo atrás, te abrocharás las zapatillas y ¡empezarás a correr!