Descubre qué es la alergia a la proteína de leche de vaca

Descubre qué es la alergia la proteína de leche de vaca

¿Sabes qué es la alergia a la proteína de leche de vaca o PLV? ¿Sabes qué diferencias hay con la intolerancia a la lactosa? A lo largo de este artículo te iremos contando qué es una alergia a la proteína de la leche de vaca, en qué se diferencia de una intolerancia a la lactosa, así como algunas recomendaciones dietéticas importantes que se debe saber para asegurar la salud de los pacientes con esta alergia.

¿En qué se diferencia la intolerancia a la lactosa de la alergia a proteína de leche de vaca?

Son procesos totalmente distintos que ya que se generan por causas totalmente diferentes. En el caso de la intolerancia a la lactosa (azúcar naturalmente presente en la leche), el problema lo tenemos por una deficiencia en la enzima encargada de digerir la lactosa, denominada lactasa. Esto da síntomas gastrointestinales, como gases, dolor…. El tratamiento es una dieta sin lactosa.

En cambio, la alergia a la proteína de leche de vaca, o también denominada PLV, es una reacción inmunológica anormal a alguna de las proteínas de la leche de vaca. Las manifestaciones de la alergia pueden ser muy variables y graves: problemas dérmicos, gastrointestinales, respiratorias, así como multiorgánicas o, también llamada, anafilaxia. Son situaciones clínicas más graves y en las que si no se actúa rápido la vida del individuo puede verse en riesgo.

Características de la alergia a la proteína de leche de vaca

La alergia a la proteína de leche de vaca se da mayoritariamente en la primera infancia, concretamente en menores de 3 años. En España hay entorno a un 3% de bebes que la padecen. Lo bueno es que alrededor del 80% de los casos puede remitir cuando el lactante alcanza los 2-5 años. Pese a ello, se está viendo que cada vez son más los niños que la sufren.

Como ocurre en cualquier alergia alimentara el individuo, para generar el proceso alérgico a la proteína en concreto, ha tenido que estar en contacto previo con dicha proteína. Por eso mismo, las manifestaciones pueden darse el primer momento que el niño se pone en contacto con la leche (introducción del biberón o de la lactancia materna) o desarrollarse más adelante. En la mayor parte de los casos suele ser en la primera toma de contacto.

¿Qué cantidad de PLV da síntomas?

La cantidad de trazas que se necesita para que se encadene el proceso de alergia depende de cada individuo, es decir tiene un límite individual.  Por eso, la persona alérgica no puede tomar ni leche ni derivados de la misma, ni usar productos que la contengan en su composición (cremas, jabones, lociones…).  Y es que nos podemos encontrar con niños sensibles al contacto o incluso a la inhalación. Por ello, la tarea de educación en las familias es muy importante.

¿Qué proteínas son las responsables de la alergia PLV?

La leche es un alimento que contienen una gran variedad de proteínas. Es de vital importancia conocer cuál es la que está generando la alarma, ya que en función de ello el tratamiento dietético puede ser más o menos estricto.

Es muy importante tener en cuenta la posibilidad de que puedan aparecer alergias cruzadas, debido a la similitud entre las proteínas de los distintos mamíferos. Se aconseja excluir la leche de otros herbívoros como la cabra y oveja para evitar riesgos.

El diagnóstico de la alergia a PLV la llevará a cabo un médico alergólogo. Se puede determinar mediante la utilización de la historia clínica del paciente, prick test, determinación de anticuerpos en sangre, así como la exposición del alimento en un ambiente controlado. En este último caso es de vital importancia llevarse a cabo en el hospital, dado los riesgos que pude sufrir el paciente.

¿Qué tratamiento hay que seguir?

Puesto que la mayoría de los casos la proteína responsable de la alergia se encuentra presente solo en la leche de vaca, el tratamiento será una dieta sin este alimento. Es decir, una dieta estricta sin leche ni derivados, ni productos que la puedan contener en su receta o elaboración. Como se ha mencionado antes, se debe excluir la leche de otros herbívoros como la oveja o la cabra.

Debido a la gran utilización de la leche de vaca como ingrediente en muchos productos hay que prestar atención al etiquetado de los alimentos. La leche es un alérgeno de declaración obligatoria, por lo que, además de decir si figura entre los ingredientes (y marcarlo en negrita) se debe informar de su presencia, incluyendo las trazas. La leche y sus proteínas también pueden formar parte del producto como aditivo, por ejemplo: H-4511 (caseinato cálcico), H-4512 (caseinato sódico), H-4513 (caseinato potásico).

Esperamos que con este artículo hayamos dejado más claro qué es la alergia de proteína de leche de vaca y en qué se diferencia de la intolerancia a la lactosa. Como al resto de alergias saber qué hacer y cómo gestionarla es de vital importancia.

¡Aquí te dejamos algunos productos Gullón que te pueden interesar, pues no contienen proteínas de la leche de vaca! Si quieres saber más sobre las alergias pueden consultar este otro artículo sobre alergias alimentarias en nuestra web.

Latest news