Cómo enseñar a tus hijos a compartir

Cómo enseñar a tus hijos a compartir

Los niños se pueden poner muy posesivos a edades muy tempranas cuando se trata de compartir un juguete, un objeto o incluso un ser querido. Desde muy pequeños tienen la sensación de que el mundo gira a su alrededor. Pero como padres podemos enseñarles a compartir pues no es una habilidad innata, sino que se aprende. ¡Descubre cómo enseñar a tus hijos a compartir!

El pensamiento de los niños pequeños

Es muy común que los niños de dos a tres años tengan un pensamiento egocentrista y egoísta. Todavía no comprenden el funcionamiento del mundo y piensan que todo se ha creado para su beneficio. Les resulta muy difícil comprender todavía que en realidad funcionan como individuo dentro de la sociedad. Un ejemplo muy claro sobre este pensamiento es que no se cuestionan cómo ha crecido el césped, se piensan que está ahí para ellos, para pisarlo y protegerles si se caen.

Hasta que los niños no aprenden más sobre el mundo y a verse como parte de una sociedad, seguirán pensando de manera egoísta. Pero tranquilos, es un pensamiento completamente normal y contemplado en las 4 etapas del desarrollo cognitivo del psicólogo Piaget. Con el tiempo y aprendizaje, aprenden a compartir.

Beneficios de compartir, valores positivos en los niños

Los niños a medida que van creciendo se dan cuenta que son seres sociales. Deben tener un comportamiento adecuado dentro del seno familiar, la escuela y en otros grupos. Por eso, compartir tiene unos beneficios positivos para el niño. Te contamos qué valores son los que aporta.

Desarrollan la empatía

Es importante que comprendan los niños a ponerse en los zapatos de otro niño o adulto. Y comprender que los sentimientos de otra persona son tan importantes como los suyos. Así que cuando los niños comprenden que deben compartir, comprenden a la otra persona.

Mejora sus relaciones personales

Compartir no es solo material. También abarca a muchos ámbitos. Desde compartir el cariño, compartir pensamientos y experiencias o compartir sentimientos. Que los niños pequeños aprendan a compartir les ayuda a mejorar sus habilidades sociales para que puedan estar en sociedad y conectar con los demás niños y adultos. Te contamos en otro artículo las técnicas de una buena comunicación con los hijos.

Colaboran con otros como un equipo

Enseñarles a compartir les hace partícipes de un equipo, en el que tienen que colaborar por un objetivo en común: ganar todos. Por ejemplo, si tienen tres galletas y son tres niños, debe aprender a que forma parte de un equipo y repartir de manera justa esas galletas para que todos se beneficien de comer un dulce. Además, ¡aprenden que compartir tiene premio!

Aprenden a respetar a los demás

Cuando los niños tienen que compartir sus juguetes con otros niños o hermanos, aprenden que hay unos turnos. Que deben tener paciencia y respetar el turno del otro niño hasta que le toque. Así que no solo aprenden a respetar a las personas sino también a respetar las normas y a ser justos.

Consejos para enseñar a tus hijos a compartir

Educamos dando ejemplo como padres

Los niños aprenden de lo que ven. Como familia, debemos ser los primeros en dar ejemplo y que el compartir sea parte de nuestra vida diaria. Se puede hacer con gestos pequeños. Como compartir un postre, compartir los objetos, etc. Si lo ven como una costumbre y una conducta normal, lo harán también ellos.

Compartir como un juego

Si algo hace que el niño mejore su aprendizaje es a través del juego. Se pueden hacer pequeños juegos en casa para aprender a compartir. Por ejemplo, cada día pueden incluir en su vocabulario frases que sean de compartir. Que digan cosas como: me prestas tu juguete, compartes conmigo mi merienda, etc. O juegos de mesa para que aprendan que siempre hay que esperar a que los demás jueguen hasta que llegue su turno.

Juguetes suyos y juguetes para compartir

Estamos hablando de las alabanzas de compartir pero no tenemos que olvidar que es importante que los niños conozcan también que también existe la propiedad. Como adultos lo sabemos bien. Hay objetos y prendas que son solo nuestros. Así que es importante que esto también lo tengamos en cuenta para que nuestro hijo no pierda su propia identidad. Por lo tanto, hay juguetes que son solo suyos y otros que son para compartir.

Refuerzo positivo que enseñe a los hijos a compartir

Esto quiere decir que cada vez que nuestro hijo realice bien el acto de compartir, podemos reforzar esta acción positiva alabándole por hacerlo bien. Pero si tu hijo se enfada y tiene una pequeña rabieta por compartir, no desesperes. Al principio es normal que les cueste. Debemos tener paciencia y seguir enseñándoles que es bueno compartir.

Tomar decisiones en conjunto

No decidamos todo solos. Cuando haya que decidir una salida familiar, aprendamos a tomar la decisión en familia y que aprendan que algunas veces elige qué hacer la mamá, otras veces el papá, en otras los hermanos… ¡Es un ejemplo! Esto les ayuda a trabajar en equipo. Si además, los apuntas a actividades deportivas de grupo, aprenderán también estos valores. Por ejemplo, con el fútbol aprenden a que no pueden acaparar la pelota. Como equipo cada uno tiene unas tareas y solo colaborando entre todos se consigue el objetivo.

Esperamos que estos consejos ayuden a enseñar a tus hijos a compartir y la importancia que tiene. Recuerda, ¡comparte este artículo que seguro que ayuda a otros padres!

Últimos artículos