Beneficios del deporte en el desarrollo infantil

Beneficios del deporte en el desarrollo infantil

Cuando somos padres, una de las grandes preocupaciones es conseguir un desarrollo infantil que favorezca una sana edad adulta. Por eso, tratamos de establecer unos hábitos saludables que les ayuden en el futuro. Además de la alimentación, el ejercicio físico es muy importante para generar estos hábitos saludables. Por lo general, todos tenemos un deporte favorito, y en el caso de tus niños no es la excepción. Es importante saber qué disciplina les entusiasma y, en la medida de lo posible, apoyarlos para que puedan practicarla. Ahora bien, si tus hijos no demuestran mucho interés por alguna alternativa en particular, es bueno motivarlos para la descubran por sí mismos. Pero desde luego, hay que resistir la tentación de presionarlos o imponerles tus gustos personales.

¿Por qué debería interesarte mucho el que tus hijos practiquen alguna disciplina? ¿Cuáles son los beneficios que ofrece la actividad física para el desarrollo de los niños? De eso hablaremos en este artículo.

El desarrollo infantil y los deportes

Un estilo de vida activo produce muchos efectos positivos en los niños y en los adolescentes. En el caso de los niños, estos efectos no son pasajeros, sino que los acompañarán durante el resto de su vida. Mientras tus hijos son pequeños todavía, quieres ayudarlos a desarrollar al máximo todas sus capacidades. Los primeros años de vida son cruciales en el desarrollo integral de una persona. Durante esta etapa reciben todo tipo de información y estímulos que contribuyen a forjar la personalidad. Por eso, la actividad física es uno de los factores que ayudan definir la personalidad, sin embargo, el aumento del sedentarismo perjudica este desarrollo. Seguro que te interesa este artículo sobre el sedentarismo en los niños.

¿Cuáles son los beneficios de ser un deportista desde la infancia?

A continuación, te damos 8 razones que demuestran la conexión entre las actividades deportivas y el desarrollo infantil.

1. Favorece el desarrollo infantil: físico y mental

Todos los seres humanos experimentamos un proceso de crecimiento biológico durante los primeros años de nuestra vida. Este desarrollo involucra la maduración de los huesos, órganos, músculos y sistemas que conforman a un individuo. Es decir, la práctica deportiva tiene un gran impacto en su crecimiento. De hecho, se ha comprobado que existe una relación entre la actividad física regular, y el aumento en el tejido muscular y óseo. Practicar una actividad deportiva regular desde temprana edad mejora la percepción espacial, así como la coordinación, la agilidad y el equilibrio.

Además, la actividad física constante fortalece los sistemas: respiratorio, nervioso, circulatorio, inmunológico y digestivo.

2. Previene problemas de obesidad infantil

El deporte previene el sobrepeso infantil, y la obesidad, tanto en la infancia como en la edad adulta. Además, el entrenamiento diario ayuda al fortalecimiento de los músculos y huesos. Este beneficio repercute en una mejora de la autoestima que hace que el niño se sienta más seguro.

3. Enseñar la importancia de las normas

Parte importante del desarrollo infantil consiste en enseñar al pequeño a incorporar de buena gana las normas establecidas y a respetar a los demás. Al practicar una actividad deportiva, los niños estarán aprendiendo lecciones valiosas que los ayudarán cuando lleguen a la edad adulta.

4. Ayuda a desarrollar disciplina

El deporte ayuda a la creación de los hábitos de vida saludables. Los deportistas necesitan ejercer autocontrol y así mejorar sus resultados. Además, tienen que obligarse a entrenar aun cuando están cansados, a llevar una alimentación balanceada y a descansar lo suficiente. Tal vez tu hijo no llegue a ser un atleta profesional. Pero ser parte de un equipo deportivo le ayudará a cultivar la cualidad de la disciplina. Esa cualidad los acompañará a lo largo de su vida, y le enseñará que debe esforzarse si quiere tener éxito en lo que haga.

5. Permite liberar el exceso de energía

Hay niños que necesitan liberar la energía que tienen acumulada. Pues bien, motivarlos a realizar actividades físicas puede ayudarles a lidiar con el estrés y la ansiedad. También ayuda a regular los trastornos del sueño. Por eso, se recomienda la práctica de una disciplina deportiva para los niños que tienden a irritarse fácilmente. Es una medida para que canalicen sus emociones de una forma aceptable.

6. El desarrollo infantil mejora la autoestima

Al realizar alguna actividad física, el cuerpo libera endorfinas, que son las responsables de brindarnos sensaciones de satisfacción y bienestar. Asimismo, el deporte fomenta la necesidad del esfuerzo hasta conseguir el objetivo. Y la consecución de los objetivos consigue aumentar la autoestima personal.

7. Promueve el trabajo en equipo y mejora las habilidades sociales

Una de las ventajas más notables de las disciplinas deportivas es que obligan a sus practicantes a trabajar en equipo; o al menos, a interactuar con otros deportistas. La convivencia, la cooperación y la colaboración son parte esencial de la integración social. Además, ser parte de un equipo fomenta el respeto, la tolerancia y la igualdad.

8. Fomenta la responsabilidad y fortalece el sentido de pertenencia

El sentido de pertenencia está relacionado con el nivel de compromiso e identificación que tiene un individuo con un grupo, y con la actividad que realizan en conjunto. Por su parte, ser responsable implica ser conscientes de cuáles son nuestras obligaciones y las consecuencias de no cumplirlas. Por lo tanto, el ejercicio desarrolla el valor del esfuerzo.

Te invitamos a favorecer el espíritu deportivo en tus hijos y comprobar por ti mismo los beneficios de las actividades deportivas. También te animamos a leer este artículo, donde te ofrecemos valiosos consejos para practicar deportes con niños.