alergias alimentarias

Alergias alimentarias, qué son y cómo tratarlas

¿Sabes la diferencia entre alergia e intolerancia? Los síntomas pueden ser similares, pero no así sus consecuencias y por eso es necesario conocer que son, sobre todo las alergias, para poder tratarlas adecuadamente. Explicamos esto en el siguiente artículo.

Diferencia entre alergia e intolerancia

La alergia es una reacción inmunológica de nuestro organismo frente a una sustancia que reconoce como extraña. Para eliminarla, crea unos anticuerpos contra esta. En cambio, la intolerancia es una reacción que puede ser aislada o promovida por factores externos como medicamentos o por deficiencia de ciertas enzimas necesarias para digerir algunos nutrientes. Cuando se da alguna de estas variables, el organismo reacciona con gases, dolor intestinal, descomposición o vómitos.

Síntomas de la alergia

Los síntomas de una alergia pueden ser como los de una intolerancia si se trata de una alergia leve, pero se agravan si la alergia al agente que la causa es más severa. Las personas con alergias severas pueden llegar a padecer picor en la boca, hinchazón de la zona afectada, urticarias, dolores abdominales, problemas respiratorios, mareos, bajadas de tensión…Y hasta síntomas mucho más graves como anafilaxia. La anafilaxia es una reacción del sistema inmunitario. Afecta principalmente al sistema respiratorio y cardiovascular, pudiendo provocar un choque anafiláctico.

Por esto que hemos visto, se debe diagnosticar bien por medio de un médico si la persona que padece alguno de estos síntomas tras el consumo de un alimento, tiene una alergia o una intolerancia ya que la alergia, aunque en un primer instante pueda provocar síntomas leves, puede desencadenar una sintomatología muy grave.

Tipos de alergias alimentarias

Alimentos principalmente causantes de alergias:

Proteínas de la leche de vaca (o ALV)

No debe confundirse con la intolerancia a la lactosa, pues como ya hemos visto no es lo mismo una alergia que una intolerancia. Esta alergia se produce a las proteínas de la leche, siendo la caseína la más frecuente y abundante en este grupo de alimentos.

Proteínas de huevo

No sólo nos referimos al huevo cocinado, frito, o en tortilla. También podemos encontrar huevo en bollería, pan, pasta, embutidos, caramelos, helados, sopas, margarinas, salsas, cereales de desayuno… ¡hay que estar atentos a las etiquetas!

Pescado

Dentro de “pescado” se incluye también el marisco y las personas alérgicas al anisakis, un parásito que vive en el pescado. Las reacciones se dan tras la ingestión y, en casos de alta sensibilidad, incluso el vapor de cocinarlos puede desencadenar una reacción alérgica.

Legumbres

En el caso de las legumbres hay que tener en cuenta que, al cocinarse, se potencian más sus efectos alérgenos.

Frutas y verduras

Normalmente en estos casos la alergia a las frutas tiene una estrecha relación con la alergia al polen de esa planta. También hay personas que padecen intolerancia a la fructosa (el azúcar de la fruta), las cuales deberán eliminar este grupo de alimentos de su dieta.

Frutos secos

Además de los frutos secos en sí, hay que vigilar el consumo de aceites, mantequillas, cremas u otros alimentos que se hayan podido fabricar o envasar en la misma planta, ya que puede producirse contaminación cruzada.

Cereales

Aquí se incluyen cereales de todo tipo: avena, trigo, maíz, centeno, arroz… y sus derivados o productos realizados con sus harinas. No confundir la celiaquía con la alergia a cereales.

Aditivos

Para evitar las alergias a estas sustancias es necesario la lectura de las etiquetas con tal de asegurar la ausencia del aditivo que desencadena la reacción.

Látex

Aunque no es un alimento propiamente dicho, sí que es necesario incluirlo pues en la preparación de alimentos pueden utilizarse guantes de látex que puedan impregnar el alimento en cuestión y provocar una alergia a la persona.

Tratamiento de las alergias

El tratamiento de las alergias es suprimir de manera estricta el consumo de esos alimentos o sustancias que pueden provocar esta reacción, así como cualquier alimento o sustancia susceptible de haber estado en contacto con uno de éstos.

De la misma manera, para prevenir el consumo de estos alimentos, debe leerse meticulosamente el etiquetado de los alimentos que se vayan a consumir. En caso de no estar seguros, consultar con el propio fabricante para confirmar la ausencia de ese ingrediente.

Para tratar los síntomas se emplean antihistamínicos o corticoides. Si los síntomas cursan con vómitos o diarreas puede ser necesario la rehidratación de la persona afectada. En el caso de padecer una reacción grave, es necesario el uso de adrenalina.

En nuestra amplia variedad de productos puedes encontrar la gama de galletas Sin Gluten. Además de ser sin gluten, la mayoría de ellas son sin alérgenos como el huevo, los frutos secos o las proteínas de la leche de vaca.

Puedes encontrar mucha más información en la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y al Látex (AEPNAA).

Nuestra recomendación, ¡las etiquetas dan mucha información! Y si el fabricante te facilita la tarea especificándote que su producto no contiene ciertos ingredientes, ¡mejor!